Por: Ramón Salaverría Aliaga

“En cinco años, con toda seguridad existirán periódicos escritos. Dentro de diez, si se hacen las cosas preciosas, a lo mejor, probablemente sí. En quince, no estoy seguro de que sigan existiendo tal y como los conocemos. Existirán si luchamos para que existan”. Estas palabras fueron pronunciadas el 20 de enero de 2009 por Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo Prisa, en la sala de redacción del diario El País ante los periodistas, los mismos que pocas semanas antes habían protagonizado varios días de huelga en repulsa por los recortes empresariales y despidos anunciados por la empresa. Esta declaración servía de preámbulo al aviso de medidas para enderezar el rumbo económico del periódico. Cebrián anunció “un nuevo modelo organizativo” orientado a modernizar la estructura de producción del diario y poner fin a un formato integrado verticalmente que, a decir de su máximo ejecutivo, se había convertido en “anticuado, obsoleto y esclerótico” (El País, 21 enero 2009)

Cuando el primer responsable de un grupo periodístico como Prisa se expresa en los términos descritos es que algo muy trascendente le ocurre al negocio periodístico. Los medios atraviesan un momento crítico -entendiendo el término crisis en su acepción original de ‘cambio’-, pues las estructuras y procesos que caracterizaron a la profesión periodística durante el siglo XX parecen definitivamente abocados a ceder el paso ante los nuevos hábitos y demandas informativas del público en el siglo XXI (Salaverría y Negredo, 2008: 21-23).

Este contexto de cambio ha servido de telón de fondo a la investigación sobre la que da cuenta la presente monografía. Este libro analiza el proceso de adaptación de las cuatro principales empresas periodísticas privadas de España -Prisa, Vocento, Unidad Editorial y el grupo Planeta- ante los desafíos de la digitalización. Y muestra, en particular, cómo buena parte de esas estrategias adaptativas pasan por uno de los términos clave para entender el periodismo de nuestros días: la convergencia.

>>Ver publicación completa